jueves, 7 de julio de 2011

Ya está

Esta semana, después de pensarlo bastante mandé mensajes a la persona que no debería mandarle.
Le pregunté cómo estaba. Me respondió bien, pero nada más que eso. Sus respuestas parecían de onda, sola para no ser descortéz.
En el ida y vuelta de los mensajes me preguntó cómo estaba yo, le conté y me respondió un triste "Espero que te mejores".
No esperaba ese tipo de respuestas de onda. No hacía falta que me responda así.
En fin... él sabrá. Aunque me duela y moleste intentaré no escribirle más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1 morsa dice:

Los mismos de siempre

Los que sabemos esperar, los que siempre estamos, los que ponemos nuestro tiempo a disposición de los demás, los que seguimos esperando porq...