martes, 12 de agosto de 2008

...

Conversaban como dos desconocidos en una plaza vacía; conversaban de lo que no tenían en común, del tiempo que estaba del otro lado de los cristales de la nada.

Fragmento de "El teatro de la memoria". Pablo de Santis.

Sin saber cómo ni porqué comenzaron a conversar de cosas tan dispares que igualmente los unía, los complementaba, quizá la soledad de no poder contar nada y desahogarse con un "nadie". Con el transcurso de las conversaciones el conocimiento y el desconocimiento formaron parte de ellos. Todo se basaba en interpretaciones que carecían de contenido o explicación sólida. Peleas, intercambio de opiniones por visiones opuestas de la realidad eran mas que necesarias para el día a día.
Y también sin saber cómo ni porqué hay algo que los unirá eternamente... quizá el recuerdo...

Los mismos de siempre

Los que sabemos esperar, los que siempre estamos, los que ponemos nuestro tiempo a disposición de los demás, los que seguimos esperando porq...