sábado, 24 de junio de 2017

Soy fácil (o es lo que quiero ser)

Fácil.
Según la RAE, fácil significa todo esto:

1. adj. Que no requiere gran esfuerzohabilidad o capacidadUn trabajo fácil. Unproblema fácil. Un encargo fácil DE realizar.
2. adj. Dicho de un sucesoBastante probableEs fácil que venga hoy.
3. adj. Que se adapta con flexibilidad a las circunstancias.
4. adj. Dicho de una mujerLiviana en su relación con los hombres.

Quiero usar fácil en su tercera acepción. 
La 4ta me parece machista, y las otras dos simplemente no se ajustan a lo que pretendo. 

Hay dos formas de llevar la vida: fácil o difícil. Entiendo por difícil a aquellas personas que complican lo resuelto, hacen imposible lo complicado e inventan complicaciones con el único fin de no hacer absolutamente nada o cumplir sus caprichos por sobre los demás. 
Fácil es aquel que aprende a resolver desde lo que tiene, con los recursos que tiene, analiza, se toma tiempo y trata de no arrastrar a nadie a sus problemas. 
¿Se cayó un taza? Se limpia y seguimos. 
¿Te fue mal en el trabajo, con tu pareja? Te das una ducha, a dormir y mañana vemos la mejor manera de actuar sin hacer cagadas. 

Hace un tiempo intenté dejar de ser una persona dificilista, histérica, vueltera. Fue complejo. Lo había logrado, hasta que me enamoré y el dificilismo se apoderó de mí con toda su intensidad. Me separé y hoy vuelvo al camino del facilismo. No vuelvo a complicarme por todo. 
Un buen ejercicio es responder como un niño. Suelen dar las respuestas mas claras, todas las soluciones en pocas palabras.
-Tengo hambre.
-Y... comé si tenés hambre. 

Ahí aparece el dificilista, que piensa en la dieta, en lo que quiere comer, en lo que tiene, en lo que le falta, en que tiene que cocinar, no le gusta la comida recalentada, la fruta no llena, ensalada a las 5 de la tarde no. ¿Para qué tanta complicación?

¿Tiene hambre? Coma. ¿Tiene frío? Abriguese. ¿Se separó de su pareja? No haga escándalo (como hacía yo) y piense en frío. ¿No le gusta su trabajo? Cámbielo. 
DEJE DE QUEJARSE.


viernes, 23 de junio de 2017

Imposible escribir sobre nada

Es viernes, son las 2 de la tarde.
Me costó una eternidad salir de la cama. Salí a las 12 del mediodía porque sonó el timbre. Al principio me hice la estúpida, no atendí. Hasta que me llamaron por teléfono.
-¿Estás en tu casa? Estoy en la puerta.

Tuve que salir.
Mentalmente cancelé ir a una charla a la que me había comprometido. No tengo ganas de relacionarme con seres humanos hoy. No es depresión, ni tristeza. Simplemente tengo ganas de estar sola conmigo.
En mi cabeza suena "Imposible escribir sobre nada" de Fito y Paulino. Solo pienso en esa frase hace algunos días.
Todas las noches mi cabeza escribe mil ideas que jamás pasan a un papel, porque no tengo ganas de salir de la cama, son las 3 am cuando aparecen las ideas, los cuentos, las historias. Algunas son buenas, pocas. Mientras pienso las oraciones también pienso que debería ir a buscar un cuaderno o la computadora para escribir todo eso. No. No merecen ser contadas. Tampoco me acuerdo de lo que pensé cuando despierto.
La rutina matinal es tremenda. Un pis, el mate, prender la compu, prender la radio, fumarme un cigarro, barrer, tender la cama. Ahí recién arranco. Puedo esperar para bañarme.

Durante la noche, mientras esas historias aparecen en mi cabeza, pienso que quizá podría ocuparme de escribir algo para publicar. Soy relativamente buena escribiendo o inventando historias. Serán los libros leídos, los parciales, los apuntes de la universidad que no tengo ganas de terminar, aquel libro que escribí a los 8 años sin haber leído nada.
Aún me acuerdo de ese librito. Fui escritora, ilustradora y encuadernadora. El contenido es dudoso, en la tapa dibujé una nena rubia. ¿Quién sabe si ese cuentito esté en algún lugar de la casa de mi mamá?
Es fácil decir que vivo de vender libros por la web, todos mis yo sabemos que eso es mentira. No vendo nada. En 9 meses habré vendido 8 libros. Mando CV por la web todos los días, durante la mañana, la tarde y la noche. No sale ni una entrevista.

Vuelve a sonar Imposible escribir sobre nada. Todo sucede sobre algo. Creo que estoy en la nada, es claro que estoy sobre algo que no puedo ver.


martes, 6 de junio de 2017

Curiosos y estúpidos

Desde que el hombre accedió a redes sociales la vida se volvió estúpida.
O éramos estúpidos desde antes y no queríamos verlo.
Redes como facebook permiten que existan grupos de cualquier cosa, como por ejemplo de celíacos, diabéticos, dietas, deportes, escuelas y demás.
No soy celíaca, tampoco diabética, pero por alguna extraña razón creí que incluirme en esos grupos me ayudaría a llevar una dieta saludable. Me había cansado de recetas mágicas. Pensé "Esta gente tiene que ser cuidadoso con su alimentación, darán tips o soluciones a las cuestiones básicas". 
Fue así, hasta que se fue convirtiendo en un grupo de autoayuda. Muchos publican que están tristes, o que nos los saludaron en su cumpleaños, que sufren porque la verdulera no tiene brócoli. Otros sí usan el grupo como fuente de información.

Es común en los grupos de celíacos leer preguntas como ¿Qué alimento es apto? ¿Podemos comer o tomar tal medicamento? En esos post cada uno vuelca su experiencia o explica por qué sí o por qué no. 

Ayer leí una pregunta que me hizo preguntarme ¿Qué le pasa a la humanidad? ¿Tan estúpidos somos? ¿Necesitamos sentirnos inteligentes con nada? ¿Las preguntonas se convirtieron en epidemia? 

Cuando éramos pequeños o estábamos en una clase nos sentíamos bien de hacer una pregunta que parecía tonta y la docente nos respondía 
-¡Qué buena pregunta! Porque parece obvia, pero tiene una explicación. 

Esta persona pregunta en el grupo de celíacos.
¿Qué agua de marca es apta? 

¿En qué momento de la humanidad el agua tiene trigo, avena, cebada y centeno?

Soy fácil (o es lo que quiero ser)

Fácil. Según la RAE, fácil significa todo esto: 1.  adj.   Que   no   requiere   gran   esfuerzo ,  habilidad   o   capacidad .  Un   tr...