viernes, 30 de junio de 2017

Relatos del conurbano

-Yo sé que no te vendió nada, te llevás la tele para que no la roben las putas. Igual está bien. La otra me llamó y me dijo "Se la vendí a la gorda, dásela". No tiene que mentirme.
-Claro que me la vendió ¿Por qué no le creés?
-Yo no soy boludo, igual está bien. Te acompaño a tu casa a llevarla.

Así empezó la charla. Jueves a las 9 de la noche, con frío.
Me acompañó a casa, entramos la tele. Y quería seguir hablándome. Me pidió que lo acompañara a su casa, porque había quedado el control. Yo sabía que tenía el control en mi campera, igual lo acompañé.

Ni bien entramos me contó que el lunes a la tarde había tenido un pre infarto.
-El corazón me dio tres sacudidas, me asusté gorda.
-Pero estás re duro y me ofreciste whisky. Déjate de joder, porque con esto sí estás siendo un boludo.
-¿Y qué querés que haga? Tomé poco (me hizo la medida con los dedos), lo que pasa es que a mí me pega mucho.
-¿Qué es poco? ¿Qué es mucho? ¿Comparado con qué?
-No me rompas las bolas. Andate y no me jodas más.

En ese mismo instante me abrazó. Me dijo que me quería e iba a llamarme cuando se sintiera mal o necesitara hablar con alguien. También me pidió que le limpiara la casa cuando él no esté, que me haría un juego de llaves y después me paga.

Volvió a repetir que sabía que no me había vendido la tele.
-¿O no? ¿Estoy mintiendo? Te la llevás porque cuando vengan las putas que meto acá se la van a llevar y yo no se la puedo cuidar.
-Si, es verdad. No me vendió nada. La tengo yo hasta que ella vuelva de su aventura.
-No tenía que mentirme, es una tarada.


 ¿Es posible sacar a un duro de la merca?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...