martes, 16 de junio de 2009

Rutina

Termina este fin de semana largo. Mañana nuevamente a las actividades rutinarias.
Tiene algo mágico la rutina (eso no quiere decir que no sea aburrida y reiterativa): dependemos de ella, necesitamos ese suelo firme para pensar que a veces no somos rutinarios.
Cuando no hacemos las actividades a las que estamos acostumbrados nos sentimos vacíos, solos. Y pienso concretamente en las personas que viven solas, saben que al llegar a casa no hay nada mas que silencio, desorden de la mañana, frío y cansancio. No los espera un perro, deciden no tenerlo porque no le pueden dar la atención que requiere. Pienso concretamente que debe ser aburrido, y algunas noches triste, comer solos escuchando la radio como única compañía.

2 comentarios:

  1. más triste es cuando se te acaban las pilas a mitad del encuentro con la radio, me ha pasado muchas veces.

    ResponderEliminar
  2. Que imagen triste la de M morgan!
    me puso triste.


    La rutina de lunes a viernes está buena, que suene la alarma a las 7 am y decir "tengo 4 minutos más" y a los 4 minutos te destapás y salís, ó a la hora de comer - "ahora no tengo hambre" pero dentro de 10 minutos sí, porque siempre como a esa hora.
    Cambiar sería más difícil, la rutina simplifica la vida.
    Me parece que dije una pelotudes gigante!

    ResponderEliminar

1 morsa dice:

Los mismos de siempre

Los que sabemos esperar, los que siempre estamos, los que ponemos nuestro tiempo a disposición de los demás, los que seguimos esperando porq...