lunes, 15 de junio de 2009

Nostalgia

- ¡Está triste la plaza! - exclamé cuando volvía a mi casa una noche después de cenar afuera.
Mientras miraba la plaza desértica recordaba aquellas noches de verano e invierno que pasábamos juntos: no importaba la edad ni que hiciéramos. Estabamos juntos. Hernán o Naipe traían el mate, Lukita las cartas o algún juego de mesa y el resto sólo estaba.
Todos los días después de las 12 de la noche era la cita obligatoria en la plaza que nos unía a todos. Los adolescentes fueron creciendo, haciendo nuevos amigos; los chicos se aburrieron; los grandes, en los que me incluyo, empezamos a retomar la vida de adultos y tener otras obligaciones.
Pasar las noches en la plaza era maravilloso, pero había algo que se estaba rompiendo. Y así, sin darnos cuenta, nos fuimos separando. De a poco dejamos de ir a todas las noches, para ir algunas noches. La cita cada vez era mas tarde, el frío nos cortaba la cara y era mas agradable quedarse en casa y con la estufa.
Y hoy, una de esas noches en las que nos hubiesemos juntado, no hay nadie en la plaza, ni lo habrá por muchas noches mas.
Quizá en unos años otro grupo de chicos nos suceda y ocupe los bancos de la plaza todas las noches, haga fogatas los días de frío, tome mates y juegue a las cartas.

Nosotros ya cumplimos nuestro momento. Que fue maravilloso, pero es pasado.

1 comentario:

  1. Que triste es la separación con los amigos, cada uno en la suya, distintos horarios, menos ganas de todo ó ganas de nada directamente, los "hoy no puedo" que 2 años atrás no existían hoy son de lo más común y ya nos acostumbramos a escucharlos y decirlos, si se arma algo, nunca están todos, peleas, reproches, enojos, que difícil es.
    Pero bueh los 18 terminaron hace rato y ahora a pesar de que a los amigos no los veamos seguido siempre están y van a estar.

    Me puse triste :(

    ResponderEliminar

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...