martes, 19 de febrero de 2013

Balsas... ¡PASTO!

Había una vez una mujer a la que la acosaban las dudas, muchas dudas.
Sin buscar nada llegaban situaciones a su vida algo extrañas, fuera de lugar, pero como les llamaban la atención las tomaba hasta que se le iban de las manos.

Tal es así que una vez un señor que le doblaba la edad le propuso trabar relaciones en principio cordiales, amistosas hasta que ¡PASTO! le propuso darse a la lujuria. Ella aceptó el juego, entendió las reglas y jugó. En aquel momento no pasó nada, quedó simplemente una anécdota olvidable.

Unos años después este señor volvió a aparecer en su vida, ya no con relaciones cordiales, y fue directamente a intentar concretar ese momento de lujuria trunco. Ella volví a aceptar, era divertido. Sus charlas también lo eran.

Él hizo varias preguntas, quería saber de sus vicios y gustos. Entonces ella también preguntó lo mismo y en el mismo orden. La pregunta que marcó el límite de lo bizarro fue:

Ella: ¿Fumás o fumaste marihuana?
El: No, ni cuando estaba en el grupo.

¡CHAN! ¿Qué grupo? ¿De qué estás hablando Willis?

Ella: ¿Qué grupo?
Él: Yo tocaba en "Los náufragos"

Y le pasó este video:
¡PASTO! ¡BANQUINA! Ya está ¡Te caíste al abismo y sin paracaídas!


Ahora le toca a ella poner fecha, lugar y hora para darse a la lujuria, peeeeeeeeeeeero... no es tan emocionante.

2 comentarios:

  1. si ella tiene que poner fecha que le diga: ¡Sábado!
    jajajajajajajajajajjajajajaajjajajajajaja!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería ser un sábado, de noche.
      Con un billete de mil y chica para salir jajajaja

      Eliminar

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...