domingo, 1 de junio de 2008

Quisiera poder decirte todo lo siento sin pensar en podés asustarte, saber que la distancia no existe, y que la impunidad de nos vernos las caras nos permite decir mas de lo que deberíamos. Pero... no todo es como queremos, y esta impunidad me domina, y me hace feliz y me enoja con la misma facilidad.
¿Para qué reprocho? ¿por qué? si no tengo motivos, son solo ilusiones. ¿para qué me histeriqueas? no soy de piedra, tampoco sabés lo que está pasando en mi vida en estos momentos.
No sé si puedo ilusionarme, si puedo reprocharte, si puedo esperar una respuesta tuya, ó la respuesta que quiero, pero sé que aprendo, que quiero, sufro, lloro y vuelvo a querer, quererte de otra manera quizá.
También sé que no quiero que leas esto, pero hay alguna probabilidad de que lo hagas, y quizá eso me guste: la adrenalina de que puedas descubrirme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1 morsa dice:

Los mismos de siempre

Los que sabemos esperar, los que siempre estamos, los que ponemos nuestro tiempo a disposición de los demás, los que seguimos esperando porq...