jueves, 3 de abril de 2008

Mi Plaza: La plaza del padre

Se trata sobre la plaza de la esquina de mi casa: La plaza del Padre (ó Plaza Figueroa Alcorta).
El día que nevó estaba hermosa, con mucha luz, aquel 9 de Julio de 2007.
Este verano fue bastante revelador para mí, y la plaza y su gente fueron muy importantes, tanto los adolescentes como los que promedian los 20 (entre los que se incluyen adolescentes con mucha calle). Descubrí cosas sobre mi que jamás hubiese imaginado y fue, simplemente, genial.
Es cierto que la plaza no me ayuda a terminar la facultad, no me da trabajo, pero me hace feliz y vale más que cualquier otra cosa. También en cierto que estar ahí acarreó y acarrea MUCHAS discusiones familiares, pero ¿acaso todos no tenemos un porcentaje de gente de mierda?
Los amigos o compañeros de la noche son los mejores. Y a mi ¿quién me quita esas noches en la plaza? Gracias a todos aprendí mucho, mucho y bueno. Quizá no lo sepan, pero, gracias a ellos, pude liberarme de muchos de mis prejuicios. Y si, como dicen, la plaza de nuevo se está pudriendo: ME ENCANTA FORMAR PARTE DE ESA PUDRICIÓN.
No puedo tener más que buenos recuerdos y momentos ahí. Sé también que cuando llegue el momento de irme de aquí a nuevos horizontes una de las cosas de las que no voy a poder desprenderme va a ser ese maravilloso espacio, el único pulmón de aire en este barrio tan contaminado de viejos de mierda, con morales podridas, rancias, pero grandes críticos de la no moral de los demás ¿es que no tienen nada que hacer?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...