martes, 6 de marzo de 2012

Semana(s) movida(s)

En fin... no falta nada para dejar de trabajar en la librería, para irme a trabajar a otra librería.
De a poco me entero de cosas, siempre a último momento. Cosas que de saber desde el principio hubiesen cambiado mi forma de hacer las cosas.
Me encontré con una página web casi devastada, sin actividad, con varios problemas y tuve que estabilizarla.
Con el paso de los meses me fueron agregando mas funciones, todo por el mismo sueldo y sin reconocimiento alguno (económicamente) por todas las cosas que hacía, por las horas que me quedé demás.
Desde que me voy me empiezan a reclamar más cosas, capacitar a gente, ocuparme de actividades que no debería y así seguimos sumando.(Vuelvo a repetir: todo por el mismo sueldo)

Me entero, por ejemplo, que por las ventas que hago la comisión la cobra otra persona.
Me entero que la persona que trabaja part-time ingresando datos (y nada más que eso) cobra $500 menos que yo, mientras que yo tengo muchísima más responsabilidad y con horario full-time.

Lo cierto es que jamás supe (ni sé) cómo pedir un aumento de sueldo, cómo plantear las cosas que me molestan sin alterarme o ponerme a llorar. En estos 8 meses de trabajo muchas cosas me enojaron, demasiadas, y siempre me desahogué con amigos que se bancaban esos momentos.

Este mes sabiendo esas cosas que no sabía decidí meterme el miedo en el culo y actuar con más tranquilidad y menos culpa por no rendir como debería.

¿Por qué debería rendir al 100% cuando me pagan el 70% de lo que deberían y en negro? En un principio intenté rendir al 100%, hasta que fui bajando el rendimiento. Hoy, claramente, rindo al 70% (a veces al 50%).

Con uno de mis encargados tuve un vínculo laboral virtual (chat o skype), por ende mi despedida será virtual. Pensé que tengo que mandarle un mail. Sé qué tengo que escribir, no sé cómo hacerlo sin ser agresiva y sin quemarme. Yo no sé hasta qué punto ese mail será entre él y yo.
..................................................................................................

Esta semana estoy capacitando a la persona que me va a reemplazar en las vacaciones. Supongo que las dos últimas semanas de marzo tendré que capacitar a la persona que me reemplazaría a partir de abril ¿Me corresponde esa tarea? Sinceramente, me importa bastante poco. Lo voy a hacer y a mi bola, con mis tiempos.

1 comentario:

  1. Mirá, de alguna manera todos pasamos por lo mismo que vos, es en lo que se constituye el derecho de piso (nombre de mierda si los hay porque nunca obtenemos ganancia de ningún tipo en esos trabajos, solo pagamos y pagamos). Lo que sacás de ahí es la experiencia, el conocerte un poquito más a vos misma en situaciones de estress y de abuso de autoridad, aprendés generalmente a que no querés volver a reaccionar de la manera pedorra que lo hiciste ahí, entonces en tu siguiente laburo ya estás sobre aviso. En tu siguiente laburo si vas a saber como pedir aumento de sueldo porque ya sabés cuanto valés, cuanto rendís y si la situación "jefe/amigo" o "jefe/enemigo" te hace sentir superada, pensá que no estás pidiendo que te regalen nada... por supuesto, con jefe/amigo te da cosita porque sabés que puede crear conflictos, quizás incluso si el laburo no anda bien, pero lo justo es justo. Y en el caso jefe/enemigo puede dar miedo de que te echen, pero ahí es a donde tenés que medir tus palabras y tu tono, y si la cosa no mejora que te rajen (o bien te pagan indemnización o bien les hacés un buraco por tenerte en negro).

    Es todo cuestión de ver qué rescatás de cada situación y, en este caso, por ser tu primer laburo de este tipo, sacás un montón de experiencia/s. Eso, para mi, es salir ganando.

    ResponderEliminar

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...