miércoles, 29 de febrero de 2012

Analizando el análisis

3º de sesión de terapia.
Es raro, porque no sé cómo decir las cosas. Mi psico no habla, solo me mira y me mira, escribe y no me saca los ojos de encima y sigue escribiendo, se cruza de piernas y me mira.
Asiente con la cabeza. A veces suelta un "ajá", "mmj"", vuelve a asentir con la cabeza, escribe.
Yo hago un monólogo de 35 minutos. Los silencios son dificiles, porque ella espera que hable.

En algún momento del monólogo me corta con alguna pregunta matadora, que quiero responder en el mismo segundo. (Y escribe sin dejar de mirarme)

Todas las veces que fui llegué tarde. Y no porque quisiera. La primera vez fue demora de subte. La segunda tarde no sé porqué más el pelotudo que no me dejó bajar, pero bajé igual 
Hoy llegué menos tarde que las veces anteriores, pero tarde igual. El subte venía lleno y tuve que bajar una estación después y volver.


1 comentario:

  1. El de quedarse callados y mirarte a veces es una técnica que usan para que sigas hablando y ya ni sepas qué estás diciendo en tu intento de llenar el vacío, y es entonces cuando ellos escuchan ese algo, esa frase, esa palabra que dijiste sin pensar y que les parece clave (por alguna razón que vos conocerás con el tiempo), y entonces te tiran una preguntá descolocadora que si respondés en seguida seguramente dirás cualquier gansada, pero si te tomás el tiempo para pensarla te ponés nerviosa con el silencio otra vez... con el tiempo aprendés a apreciar los silencios en la terapia.

    O también puede ser que no te estuviera prestando atención en lo más mínimo y lo que escribe es la lista de las compras :P

    ResponderEliminar

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...