sábado, 4 de junio de 2011

En paz

Hoy lo ví por ¿última vez?... No sé. Sí sé que es por última vez de acá a un tiempo laaaaaaaaaargo.
Hablamos mucho de todo lo que teníamos que hablar.
Aunque lo intenté y nos contuvimos bastante, terminamos besándonos. Lo necesitábamos bastante.
En medio de la charla, al escucharlo entendí algunas cosas que no me cerraban de su situación. No digo que es fácil, sí pienso que puede salir.
En el bar todo fue muy tranquilo, cómodo, estábamos contentos en general. A mí se me cayeron algunas lágrimas, solo algunas.
Lo más fuerte fue despedirnos. Llegamos al subte, y hablé yo. Le pedí que me elimine de todo: chat, celular, mails, fotos... todo.
Esta una situación super clara para ambos, teníamos que cerrar de una vez. A él le cayeron todas las fichas juntas cuando le pedí que me elimine. Yo me sentía ¿bien?... casi, en realidad me sentía mal, pero en paz.

3 comentarios:

  1. Te comprendo! quizás ni vos querías que en realidad deje de estar en tu vida, pero lo tuviste que hacer, por el bien de los dos...
    Tus lágrimas se graficaron mucho en mi mente. Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Estas cosas son muy difíciles de hacer, pero una vez hechas nos dan mucha paz porque sabemos que lo hacemos para dejar de sufrir. No digo que no duela mas, pero no es el mismo dolor y no dura tanto tampoco... A la larga se convierte en una decisión de la que jamás nos arrepentimos – incluso si se revierten las cosas, en este momento era lo mejor que podías hacer por vos.

    Si necesitas hablar, sabés donde encontrarme. Quizás podamor ir a tomar esas cervezas que siempre nos prometemos pero nunca tomamos...

    te quiero, amiga. Besotesss!

    ResponderEliminar
  3. Como única opinión masculina hasta el momento quiero decir que ese muchacho no eliminó nada y que a los hombres todas las fichas no nos caen NUNCA! siempre alguna queda.
    A las mujerés pienso que tampoco.

    ResponderEliminar

1 morsa dice:

Los mismos de siempre

Los que sabemos esperar, los que siempre estamos, los que ponemos nuestro tiempo a disposición de los demás, los que seguimos esperando porq...