martes, 6 de agosto de 2013

Border

No, border no, todavía. -me dijo.

Sí, me hice la superada. Dije: "Todo bien, pero no me genera nervios".
Me bañé, me vestí y maquillé como siempre, salí con mucho tiempo de anticipación. Llegué media hora antes y me estaban comiendo los nervios.
¿Deseaba que me cancele?  Así justificaba el miedo "No viene, joya. Me voy al cine o me meto en cualquier bar. Es ella la que no viene". 
No, venía. Estaba en camino. Mas nervios. Dijo que no quería ser impuntual, pero le sorprendió mi sms cuando le avisé que había llegado. Me respondió ¿Ya llegaste? En 10 estoy.

Hace un tiempo vengo pensando que debería ponerme un plazo cuando espero a alguien. 10 minutos es poco, veinte es mucho y 15 me parece una mierda. ¿17 minutos? como te dicen cuando llamás a un radio taxi... No, 17 tampoco.

Los nervios me seguían quemando y ella no llegaba. Pensé en los 17 minutos. Miré el reloj, sus 10 minutos habían pasado ¿Esperaba 7 más? Miraba alrededor sin buscarla. ¿Me iba? ¿Seguía esperando? ¿Si pasó por al lado mio y no le gusté? Un chico en la puerta del bar me miraba y mandaba mensajes.
Sí, la estaba esperando y los 17 minutos importaban poco.
¿Me hacía la enojada? No, tendría que fingirlo. Al pedo.
Pensé que estaba en algún lugar pasándola mejor, por eso la sorpresa cuando le mandé el mensaje. Pasaba gente, pero nadie miraba con expresión de buscar a una desconocida. Era incómodo. Quizá no tendría ganas de verme y yo seguía esperando.
Tenía frió, las manos congeladas y ella seguía sin llegar.

Mientras estaba ensimismada escribiendo esto en una nota del celular, porque no tenía papel, de atrás me saludan. Era ella.

2 comentarios:

  1. TENES QUE CONTARME YAAAAAAA!!!! Como te la tenías guardada, eh!!! ahora vas a ver Sam, llamo a reunión de Brujas en el privado del Face y te acribillamos entre todas!!!!! :P

    ResponderEliminar
  2. jajaja exagerada.
    Estoy con varias cosas. Cuando las vea hablamos.

    ResponderEliminar

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...