lunes, 19 de agosto de 2013

Border III

¿Y si la noche se extendía estando con ella?

Durante la semana seguimos con los mensajes, a la noche antes de dormir.
El martes a la noche estábamos chateando, le conté que había publicado en este blog lo que escribí mientras la esperaba, quería saber si lo había leído.
Ella: Si te leo no puedo responderte.
Sam: Ok. Cuando quieras y como quieras.

Ups! Sam... lo dijiste con inocencia y ese mensaje tiene una doble lectura. 

Seguí con el juego de palabras y me animé: Tengo ganas de verte ¿cuándo podés?

Quedamos en vernos el viernes a la noche. El domingo había que votar y los bares estarían cerrados el sábado por la veda electoral. Por cansancio y problemas de tiempo acordamos el sábado a la noche en su casa.
Mi amigo me llama el mismo sábado para que lo ayude a fiscalizar el domingo a la mañana ¡LO ODIÉ! ¿Y si la noche se extendía estando con ella? Podía pasar que no la pasaramos bien, pero no era la idea. Y bueno... me había comprometido con él.
Hice todo lo que tenía que hacer el sábado a la tarde, volví a mi casa, me bañé y fui a su casa.

1 comentario:

  1. Cuantas novedades! Me encanta que te animes, que tires los miedos a la mierda y explores. Te merecés toda la felicidad del mundo ¿lo sabés?. Abrazos panzones.

    ResponderEliminar

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...