sábado, 28 de julio de 2012

Una buena noche termina aún mejor cuando esperando el colectivo a las 6 am (porque no tenés plata para un taxi y aunque la tuvieras no te llevan a GBA), te morís de frío y pasa el cafetero con su carrito.
El café suele ser un espanto, el calor en tu cuerpo no tiene precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1 morsa dice:

Los mismos de siempre

Los que sabemos esperar, los que siempre estamos, los que ponemos nuestro tiempo a disposición de los demás, los que seguimos esperando porq...