miércoles, 1 de agosto de 2012

Silencios de almohada

Mi almohada estaba acostumbrada a escuchar la historia de mi vida, las mismas conclusiones, los mismos amores que no fueron. Hace unas noches se cansó de las lágrimas, y ya no lloro más.
Ayer se cansó completamente, de todo, y le mandó altas dosis de optimismo a mis pensamientos, una sonrisa a mi boca.
La cagó haciéndome soñar en ese pedacito de infancia que aún me duele. Cuando me levanté había sido solo un sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...