domingo, 18 de mayo de 2008

Buena noche

Sábado a la noche, sin planes armados, salgo a la plaza, como muchas noches.
Pasado un rato me pasó algo que me hizo mal, perdí la alegría que tenía y no pude mas que llorar. Por supuesto que no quería llorar delante de nadie y me fui a caminar, me quedé en la estación, que estaba solitaria, un rato para despejarme y volver mas tranquila.
Así fue, hasta que me preguntaron a donde había ido, y otra vez la melancolía: tuve que llorar. Expliqué brevemente lo que me pasaba y nada mas.
Dispuesta a irme encaminé para mi casa, a la media cuadra comprendí qie sería peor, que iba a seguir llorando y volví con ellos. Fue lo mejor que podría haber hecho: me reí, superé uno de mis temores y escuché cosas que hace tiempo quería escuchar, pero no en ese marco.
Será que ya perdí las ilusiones y eso que escuché fue solo un alago, no me produjo esa sensación de extasis que me hubiera producido escucharlo meses antes.
Después, un poco a la deriva, nos fuimos a tomar algo juntos.
Mas miradas, palabras, miradas sostenidas, roses indirectos. Tanta provocación se hace insostenible, pero interesante y divertida. Desde ya, no pasó nada mas que eso porque había mucha gente alrededor.

Si tus miradas, tus palabras, tus caras de complicidad se van a morir en el silencio, por favor no lo hagas mas. No soy de piedra y la ilusión se puede volver a despertar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...