viernes, 4 de enero de 2008

¿Cuándo algo se transforma en imposible?

Con algo me refiero a una actividad, relación interpersonal, trabajo, sentimientos o cualquier otra cosa.
Si tuviéramos que enumerar aquellas cosas que consideramos imposibles deberíamos hacer un análisis muy profundo, teniendo en cuenta que la imposibilidad puede ser sólo miedo a realizarlo. Pero a aquello que trasciende el miedo y que es inalcanzable ¿qué lo transforma en realmente imposible?
Muchas respuestas dirían que nada es imposible, que con ganas todo se logra. Me parece una respuesta muy banal de alguien quien responde para salir del apuro.
Otras personas considerarían que el/los determinante/s de los imposibles son factores económicos, sociales, políticos, de recursos o emocionales.
Concebir una idea, ilusión, deseo; pasar por las etapas que esta requiera, con sus tiempos; pero cuando parece llegar el momento, haber alcanzado la meta, se cumple el sueño, sucede que nada se concreta y se trunca el camino ¿Será que estuvo mal concebido desde el principio? No considero que las metas ”nos queden grandes o chicas”, pero quizás tomamos decisiones desacertadas basándonos en el momento por el que estamos pasando, influenciados –consciente o inconscientemente- por quienes están cerca.
Luego de la idea truncada viene la desilusión y la sensación de fracaso. De todo siempre se aprende: su puede perder tiempo, dinero, ganas, energías, pero solo eso.
Lo cierto (y casi lamentablemente) es que somos seres humanos y tenemos una sola vida (si hay otras vidas, vivimos solo una vida a la vez), cada vez que tomamos una nueva decisión debemos arriesgar a todo o nada. La vida no es como un experimento de clase de física, que podemos ver cual decisión hubiere sido la correcta. Aprendemos a prueba y error.

1 comentario:

  1. Hola Jime! Queria comentar este post.
    Yo en particular pienso que depende del tipo de importancia que tenga la decision; no es lo mismo elegir un corte de pelo o una remerita para salir, que elegir con quien una va a casarse o que departamento comprar.
    Pongamos como ejemplo que la decision sea comprar un auto. En mi caso para obtener el dinero tendria que ahorrar durante años con mucho esfuerzo, decidir si quiero un usado o un cero y luego hacer una superinvestigacion para elegir la mejor relacion precio-calidad. Me imagino que si todo esto va sobre rieles me voy a sentir feliz. Ahora, si la persona que tiene que comprar un auto es una persona muy adinerada que ya compro uno o dos, esto es solo un tramite mas. Y puede desasertar.
    Pienso basicamente que la importancia que le demos a las decisiones en nuestra vida hace que antes de tomarlas pogamos un mayor o menor esfuerzo.
    Una vez cuando era chica me llevaron a uno de esos parques de diversiones. Desde que me habia levantado ese dia yo estaba molestando a todos con que queria ir al laberinto del terror, insistia e insistia. Cuando llego el momento, hicimos la fila y luego me tocaba pasar. De lejos pude ver el agujero oscuro con ruidos raros por donde debia entrar y me asuste, le dije a mi mama que no queria pasar.
    A pesar de estar segura me arrepenti a tiempo.

    ResponderEliminar

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...