domingo, 3 de julio de 2016

Traslados emocionales

Es sábado a la noche, no voy a salir. Hace frío, llueve y seguirá lloviendo por varios días más.
Un té, calefacción, pantuflas, un poco de música relajada.
Durante el día viví 3 historias distintas: una mujer que se separó hace poco tiempo y tiene problemas con su ex; otra mujer que después de 10 años recibe el llamado de su abuelo y una última mujer que tiene otro problemas con su marido.
¿Qué une a todas estas historias? La culpa. El traslado de la culpa.
Las acusan de manipulación, de falta de atención, trasladan sus culpas a otros.

Un padre se aleja de su hija, no sabe como comunicarse con ella, se enoja y como defensa usa problemas anteriores. Él es manipulado como lo fue su padre. Intenta hacer creer que vive la misma situación de su padre: un hombre manipulado por la madre de sus hijos. ¿Qué tiene que ver con la situación que vive? ¿Qué culpa tienen los demás de esto? Ninguna.

Un abuelo ausente que después de 10 años llama por teléfono. Por supuesto su nieta no reconoció su voz. Entonces preguntó ¿No querés ver a tu abuelo?
¿Qué es lo que hace este abuelo? Trasladar la culpa de no verse a su nieta. Fue ella quien dijo que no quería ver a una persona que no conoce y con quién en sus 25 años de vida tuvo pocos encuentros (todos promovidos por otros y de los que desapareció pronto).

Un marido que padece una enfermedad, que vive acostado, que pide a los gritos que lo tapen o le lleven remedios, que es la víctima de todos los demás. Cuando le dicen que él mismo puede levantarse y resolver esas situaciones responde: "No te preocupes, ya no te voy a pedir nada".
También traslada la culpa.

Así es un manipulador: Siempre son otros quienes causan los problemas. Entonces ¿Cómo hacer para que esto no afecte? El otro es el otro. Nadie es culpable de los miedos o los problemas de los demás. Suena fácil decir que no hay que cargarse con culpas ajenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...