jueves, 19 de febrero de 2015

Remar en dulce de leche

El refrán dice: "Cuando uno no quiere, dos no pueden"
Y así vamos por la vida remando situaciones que parecen imposibles, difíciles y preguntándonos ¿Vale la alegría? ¿Estoy perdiendo tiempo? ¿Por qué lo hago? ¿Sigo intentando? 
A veces se pone más difícil querer remontar la situación, la distancia, la falta de comunicación, el rechazo, los miedos, el deseo de salir adelante cueste lo que cueste. 
En tanto el objetivo sea claro los obstáculos pueden saltarse sin más dificultades. 
¿Qué pasa cuando una de las partes no ayuda, se aleja, es intolerante? 
Hay que saber cuando bajarse del bondi y seguir sola. 

Algo tengo claro: No voy a abandonar esta pelea sin haber luchado todo lo que pude.
Sí, tengo miedo.
Sí, tengo que trabajar el rechazo.
Sí, tengo que aprender a entender el tiempo del otro.


¡Qué droga dura es la soledad que no nos deja sostener! (Fito Paez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1 morsa dice:

Los mismos de siempre

Los que sabemos esperar, los que siempre estamos, los que ponemos nuestro tiempo a disposición de los demás, los que seguimos esperando porq...