lunes, 17 de septiembre de 2012

Noche de Palermo

Vienes a la tarde: Mi amiga me manda un mensaje diciéndome que el que cree que es el amor de su vida la invitó a su cumpleaños en un boliche de Palermo.
No acoté nada. Sabía que iba a venirme un segundo mensaje para que la acompañara.

Fiesta: Sábado a la noche, el mismo día que peleaba Maravilla. Y yo... tenía que estar en Palermo para ver a un pelotudo que no le iba a dar bola a mi amiga, aunque ella esperaba mucho más.

Dicho y hecho. La saludó, vino un par de veces a donde estábamos, bailó conmigo no con ella (¿WTF?) y pasó el resto de la noche excedido en etílicos bailando con los amigos. 

Mis pies no daban más. Ella no hablaba, maquinaba. Era claro que estaba haciendo un papel de pelotuda a la espera de su Romeo utópico. Busqué la forma de hacer que nos fuéramos. Mas tiempo ahí adentro implica que se siga haciendo mierda y decir en una charla posterior: Yo te avisé. 

El punto es que me doy cuenta que el mundo bolichístico no me divierte. La paso mal, me muero de calor, me molesta la música muy alta, el caretaje, el levante berreta, las minitas que actúan como tontas, los flacos que pasan la barrera del pelotudismo.
Me molesta que mezclen cualquier bebida con energizantes. Arruinan todo. 
No me gusta que me digan, con la cara desfigurada, ¿No conocés al Grupo Suputamadre? hacen covers de nosequien ¡Está buenísimo! y solo escuchás la misma base de cumbia.


2 comentarios:

  1. Primero: decime que tu amiga es jovencita, más chica que vos, porque sino es una grandota boluda por seguir entrando en esos jueguitos.

    Segundo: en tu último párrafo se te cayó una sota :P, estás entrando en la edad esa en la que somos considerados viejos los que ya no nos divertimos en los boliches (he allí otra prueba de que tengo alma de abuela, ya que los boliches dejaron de gustarme como a los 16 :S)

    ResponderEliminar
  2. Si, estoy llegando en breve a las 3 sotas.
    Mi amiga tiene mi edad, pero la hace feliz pensar que el flaco vale la pena.
    Dicen que no hay mas sordo que el que no quiere escuchar. Si le digo que el flaco no vale la pena por mil motivos me responde que yo soy re negativa y no quiero que sea feliz.
    Pues bien, le digo lo que quiere escuchar y ya.

    ResponderEliminar

1 morsa dice:

Un maniquí víctima de abuso sexual

En la escena había un maniquí víctima de abuso sexual con heridas de bala en el torso. Todo era complemente bizarro. El abusador, si así ...