lunes, 10 de noviembre de 2008

Los faisanes

Noche casi fría al aire libre, en un lugar recóndito de la ciudad, donde las leyes no son las que imperan en el resto de la ciudad. El sistema económico, la política y las preocupaciones sociales son cosas que carecen de sentido. Acorralados por altos edificos que sólo están para recordarnos que vivimos en una jungla de cemento, y que no podemos escapar de ella. O... sí podemos escapar, pero nos ha hipnotizado de tal manera que somos dependientes de ella.Soboreando el dulce elixir de la vid, música de Silvio de fondo, algún carnavalito y la grata compañía entre faisanes. El aroma de la naturaleza en todo su esplendor mechado con la contaminación que produce el resto del mundo.Los faisanes, como alter egos, tratan de dilucidar algunos de los males de la sociedad, la expresividad en su apogeo, aparentemente ilógica, pero más profunda y sincera que el agua: nítida, omnipresente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1 morsa dice:

Los mismos de siempre

Los que sabemos esperar, los que siempre estamos, los que ponemos nuestro tiempo a disposición de los demás, los que seguimos esperando porq...