jueves, 10 de mayo de 2012

Nada

Nada.
No hubo antes ni hubo después.
Solo tensión.
Como marionetas
que no sabían moverse.
Un capullo cerrado.

Vacío y tensión.

Todo eso escrito en la hoja del 17 de enero: El día del casamiento de mis viejos. ¿Todo tiene que ver con todo?

1 comentario:

1 morsa dice:

Los mismos de siempre

Los que sabemos esperar, los que siempre estamos, los que ponemos nuestro tiempo a disposición de los demás, los que seguimos esperando porq...