jueves, 4 de septiembre de 2008

Sólo palabras

Palabras que pueden o no estar cargadas de sentimientos, pero implican esa sensación de satisfacción propia o de satisfacer la necesidad de los demás.
Nada se escribí porque sí. El contexto en el que se escribe (lugar, hora, medio) y la persona a la que se le escribe determinan una situación particular, una sensación particular.
¿Qué sucede cuando el lector cree en esas palabras? Esas expresiones de cariño que exceden el límite de la amistad. Tanto cariño puede desestabilizar, alegrar, suponer e imaginar situaciones maravillosas.
Pero ¿cómo creer en esas palabras cuando ante el primer obstáculo todo se desmorona? Y se pasa de la absoluta calidez a la frialdad ¿cómo actuar?
Podría pensarse que son solo eso: solo palabras que aparecen a través de una pantalla en las horas en las que el corazón está mas debilitado y la razón ya se cansó de buscar soluciones a los problemas.
El tiempo lo dirá... Quizá sea así, quizá no. Pero ¿cuánto tiempo esperar? horas, días, semanas, meses... La paciencia es una virtud, pero a veces hay que ser determinante.

1 comentario:

1 morsa dice:

Los mismos de siempre

Los que sabemos esperar, los que siempre estamos, los que ponemos nuestro tiempo a disposición de los demás, los que seguimos esperando porq...